viernes, 18 de noviembre de 2016

Serie Rocker [Discos LP]

Los ochenta fue una era de transición tanto política, como cultural y hasta antropologica. El rock y mas específicamente el metal, fue prohibido durante mucho tiempo en nuestro país. Sin embargo con ayuda de la comercialización, comenzaron a llegar grupos disfrazados de rock.





El movimiento fue nombrado rock en tu idioma. Si bien llego a tener éxito el hard y metal fueron relegado durante un tiempo mas. Fue hasta que las distribuidoras Atlantic, Wea y WB unieron esfuerzos para editar disco LP de este genero bajo en nombre de Serie Rocker.




Edición mexicana de Apettite for destruction con "Vienvenidos a la jungla"

Tímidamente el movimiento Glam y Thrash comezó a introducirse en nuestro mercado bajo estas ediciones, Hermanadas con la ya extinta serie Rock Power que se vio durante los setentas. Durante una epoca donde el internet ni siquiera se imaginaba, y la rotacion radial era muy selecta, los que crecimos en esta era, aprendimos metal con esta serie.


Una característica muy especifica, fue que durante esa época, una ley de la secretaria de comunicaciones y transportes obligaba a traducir al español todo titulo extranjero tanto de música como de cine. Por esta razón encontrábamos traducidos los títulos de las canciones.


Si algun roquero logro recordar estas ediciones que dibuje una metalica sonrisa hasta la próxima publicación.









5 comentarios:

jerrymagnus prime dijo...

porque estaba prohibido el metal en mexico si se puede saber

Willebaldo Bazarte dijo...

Jerrymagnus prime: no solo el metal sino el rock en general. En 1969 se celebró el festival de woodstock, quedando grabada en la historia como un acontecimiento único e irrepetible.

México trato de hacer su versión en El 11 y 12 de septiembre de 1971 se reunieron miles de personas en torno al pueblo de Avándaro, en el Estado de México, para asistir al primer festival masivo de rock en el país. Lo que en un principio había sido planeado como una carrera de autos que se ambientaría con la música de algunos grupos, se convirtió en un evento que marcó la culminación de la primera etapa del rock en México, y que por su trascendencia e implicaciones musicales, sociales e incluso políticas, se le compara con el Festival de Woodstock, que se realizó en Estados Unidos dos años antes.

A este evento se le considera el parteaguas del rock mexicano. En principio solo se tenían planeadas un par de bandas, pero la lista de agrupaciones creció a más de 10 y duró dos días. El festival atrajo a multitudes de jóvenes de todas las clases sociales de la época en México, así como extranjeros de Estados Unidos y de Centro y Sudamérica; se estima que asistieron más de 200,000.

Este hecho hizo que las autoridades de la época prestara especial atención al evento, pues se creían tal cantidad de personas en cualquier momento se manifestarían en contra el Estado. Un concepto frecuente en esa época.
El punto de quiebre, que derivó en la prohibición de cualquier evento masivo relativo al rock en al menos 15 años fue lo que sucedió durante la actuación de Peace and Love. Hasta ese momento todo el concierto había sido transmitido a través de la radio. Mientras el vocalista entonaba la canción "Mari, marihuana", gritó: "¡Chingue su madre el que no cante!". De inmediato la señal del festival fue cortada. Días después, el gobierno federal (en ese entonces lo encabezaba Luis Echeverría) ordenó la cancelación de conciertos de rock, prohibió a las estaciones programar música de ese género, obligó a las compañías disqueras a no grabar a bandas y a la prensa se le encargó satanizar al festival y a la juventud, la cual ya padecía maltratos y abusos de la policía.

Estaban recientes los movimientos de 1968 y 1971, que fueron reprimidos con violencia, originando muertes y desaparecidos y que hasta el momento actual, el gobierno federal nunca sancionó a los ártífices culpables de ello.
El rock en México se halló entonces confinado a la marginalidad, clandestinidad y a un carácter contestatario que no aportó en nada a su mejoría. Luego del masivo Avándaro, en los años siguientes los conciertos se realizaron casi exclusivamente en los "hoyos fonquis", que eran casas en estado ruinoso, fábricas abandonadas, y cines o teatros medio derruidos.

En estos espacios las bandas tocaban al nivel del suelo y muchas veces no se les pagaba. Sin embargo para entonces eran la única fuente de trabajo para las bandas y los únicos lugares donde se podía escuchar rock hecho en México.

Es hasta 10 años después que algunos empresarios se arriesgan y traen a Queen al estadio de puebla siendo un suceso especial. Grupos de choque sembrados por el gobierno trataron de armar una trifulca para seguir satanizando esta clase de eventos, afortunadamente no paso a mayores y los dos días de presentación quedaron marcadas en la historia.

Tardarían otros 10 años más, 20 desde avandaro para que la entrada de grupos se comenzara activar en la escena de mexico.

jerrymagnus prime dijo...

ah muy buena explicacion amigo, gracias

Santiago Oliva Alvarez dijo...

Gracias, complementaste el post

Unknown dijo...

excelente comentario amigo. y por cierto a quien no le tiraron a la basura los discos por ser musica satanica??? a mi hermano le tiraron muchos y cuando digo muchos san mas de 100 por ser musica del diablo. xd. se perdieron muchas ediciones.