miércoles, 2 de marzo de 2011

Puching bag

Desde los setentas estos sacos para golpear fueron una moda inmediata. Estas fueron creada para fines de entrenamiento tanto militar como de arte marcial. Sin embargo viendo las posibilidades comerciales, se lanzaron modelos para niños que permitían un uso mas divertido.

Originalmente se trataba de sacos con arena, posteriormente las versiones infantiles eran inflados con la base rellena, lo que les permitia que estos nunca se cayeran, haciendo un efecto parecido a los weebles ya mencionados.

Yo logre tener uno de spiderman, pero estos que les pongo en las imagenes los recuerdo haber visto en los aparadores a pesar de no haberlos tenido. Para quien se acuerde de ellos espero haber dibujado una sonrisa por el resto del día.

6 comentarios:

Jose Alfredo dijo...

Uy!, otro juguete que tuve allá por 1982-1983. Tuve uno de esos robots inflables de color rojo, exactamente igual al de la foto. Se llamaba "robot corazón" porque en el pecho tenía un dibujo de un corazón. Fue un compañero de juegos increíble y mucho mejor que cualquier hermanito que nunca llegue a tener (soy hijo único y este robot nunca llegó a contestar mis golpes ni lloró por eso jejeje). Varias veces se me ponchó pero mi papá solía repararmelo con un parche para llanta de bicicleta y me llegó a durar hasta bien entrado el año 85. Por ahí debo tener algunas fotos con él cuando era pequeño.

The Forsaken dijo...

Yo tuve uno de las tortugas ninja o mas bien mi hermanito jejeje y si, se nos poncho, pero que divertidas nos dimos XD

Pedro Quiroga dijo...

yo tambien tenia uno de las Tortugas, mas específico, Miguel Angel, el de antifaz amarillo, de los chacos

Anónimo dijo...

Si a huevo como no, yo tambien tuve uno de esos y ahora que recuerdo tambien era de las tortugas ninja!! era de Raphael, buenos tiempos, me divertia un buen, horas y horas jejeje

juan dijo...

a principios/mediados de los 80 tuve un hulk en posición corriendo con un puño adelante. Lo único que recuerdo es que una vez llegó mi vecino a jugar y le presenté mi nuevo juguete y para enseñarle como se jugaba, inexplicablemente le di un golpe a mi amigo en la panza. Regresó a su casa corriendo, llorando y nos odiaron por siempre.

Al punching bag le pasó lo mismo que a los estirables llenos de miel: se ponchó.

vuelvo a reflexionar: ok eramos niños pero... acaso jugábamos mientras sosteníamos tijeras?

los dejábamos caer sobre alfileres?

nos salían garras de adamantium en el clímax de juego?

por qué diablos se ponchaban todos los juguetes ponchables????

Unknown dijo...

Excelentes recuerdos, así es, yo también tuve uno de esos robots inflables, tuve el azul y si recuerdo que tenía un corazón dibujado, me gustaba golpearlo y que siempre regresaba a su posición inicial, lo cuidaba mucho pero recuerdo que cuando estaba chico un amigo de mi papa fue a la casa a saludar y a comer y llevo a su hijo gordo y ese GORDO se puso a jugar también con mi robot y se sentó encima de el y lo poncho y me lo tuvieron que tirar, igualmente ahí tengo unas fotos de chico en donde sale el globo de robot. Que buenos y excelentes recuerdos.