jueves, 26 de mayo de 2011

Sea Monkeys

Los Sea Monkeys son artemias salinas, una especie que entra en criptobiosis, un estado natural de animación suspendida que, modificadas antes para que puedan vivir durante un plazo de tiempo, son comercializadas como mascotas, bajo el nombre de "Sea Monkeys" desde 1960. En general, se venden en peceras de plástico las cuales incluyen un purificador de agua y comida. Son de tamaño muy reducido y pueden vivir varios en una misma pecera, mostrando comportamientos y sentimientos que experimentan en grupo.


Publicidad usada a mediados de los ochentas.

Incluso hubo una serie de televisión en 1992, que nunca se vio en mexico sobre un profesor llamado Howie Mandel quien accidentalmente trajo a tres Sea Monkeys a convivir en sociedad con los humanos. Los monos de mar de tamaño humano aparecieron como lo hacían en muchos anuncios repletos de colores mostrandolos con características antropomorficas que no tienen nada que ver con los reales Sea Monkeys.


En su origen se utilizaban como alimento para peces. Fue Harold von Braunhut, científico e inventor nacido en Tennesse pero de origen alemán, quien empezó a comercializarlos como mascota, bajo el nombre inicial de "Instant Life", (en castellano, "vida instantánea"), para luego pasar al nombre actual, en mayo de 1962. Braunhut también fue el inventor de las gafas de rayos X. Los Sea Monkeys se empezaron a vender en los Estados Unidos bajo una inteligente y exitosa campaña. Creó la artemia modificada, llamada "Artemia NYOS", la cual crecía a mayor velocidad y duraba más, una media de dos años. Este paquete de "vida instantánea" consistía en una cartulina impresa muy atractiva en donde venían tres sobres, una mini-cuchara y un catálogo, cubierto por un blíster plástico. El primer sobre tenía impreso un número 1 y era lo conocido como preparador de agua, y se explicaba que esto preparaba el medio ambiente ideal para los pequeños huéspedes. El segundo sobre marcado con el número 2 contenía lo llamado como plasma viviente, y era en dicho sobre en donde se encontraban los huevecillos de la artemia en estado latente, en forma de polvo seco. El tercer y último sobre impreso con el número 3 era el alimento para las artemias.




Pecera especial para su cria.

Esta campaña se basaba en una estrategia de mercadeo enfocada a la conceptualización de la mascota como mascota "INTELIGENTE" ya que dentro de la estrategia de producto, se encontraba la vida instantánea como tal y además se incluía un catálogo de accesorios y estanques especiales, como por ejemplo "El parque de diversiones" estanque en el que existía una montaña rusa, una rueda de la fortuna, etc, en donde "supuestamente" los sea monkeys podían divetirse. Otro accesorio curioso era la pista "Derby" en la cual, también "supuestamente" los sea monkeys fungían como caballos de carrera y competían entre sí. El auge de este producto se vivió por mediados de los años 80. Aquí se muestra una imagen de la publicidad que generalmente se hacía en revistas de cómics.



Apariencia real de las artemias.

Yo recuerdo haberlos visto e incluso vagamente tenido, por alla del 80 o quizas 81, de todas formas si alguien logro recordarlos espero haber dibujado una sonrisa. La lonchera quiere agradecer enormemente la colaboracion del material a Norberto Platas para la realizacion del post.

6 comentarios:

Gigi dijo...

Guacatelas! pero ahora la mascota de ricos no son las artemias sino unas cosas que parecen camarones en la "ecosphere", chequen : http://www.achat-objets-uniques.fr/un-petit-univers-au-creux-de-la-main/

Pedro Bluesman dijo...

Las piernas de Gaby Ruffo aaaaaahhhh D: ñam ñam ñam

soulbearer dijo...

Yo sólo recuerdo los anuncios en cómics gringos, esto fue en el '88, y todavía por el '90 alcancé a ver esta publicidad en revistas atrasadas. Me imaginaba cómo serían los "monos marinos", y me acuerdo de un episodio de Tiny Toons, donde Elmyra busca desesperadamente un zimio marino para tenerlo de mascota, pero no asocié ambos hasta después. Saludos.

Granvintage dijo...

Excelente reseña amigo!!!

Leonardo dijo...

Mi mamá nos compró a mi hermano y a mi un paquerte de SeaMonkeys en un Aurrera ubicado en Av. Universidad y Miguel A. Quevedo cerca de Coyoacán en el D.F. (ahora WalMart). Como niño, los SeaMonkeys eran lo máximo sobre todo desde el punto de vista de la forma antropomórfica que tenían en la publicidad. Realmente creías que iban a crecer y lucir así. En la primaria a la que asistíamos existió la leyenda urbana de que los SeaMonkeys de uno de nuestros compañeros habían crecido demasiado y adoptado una forma que asemejaba a las de las salamandras que hizo que su mamá se horrorizara a tal grado que hubo que deshacerse de ellos tirándolos por el WC. Sin duda los SeaMonkeys son un icono de mi infancia junto con la piedra mascota (Pet Rock) de la que tambièn tuve un ejemplar.

Anónimo dijo...

Jajajaja. Me hizo el día lo de la salamandra.