miércoles, 23 de abril de 2014

Figuras de E.T.

Antes de la llegada de los grandes complejos de salas cinematográficas. Los cines eran una maravilla infantil, un recinto equivalente a un circo. Ademas de las largas filas por entrar, podíamos encontrar mercaderes a las afuera con toda clase de productos alusivos a la película en proyección.


Es de ahí, de donde hoy recordaremos aquellas míticas figuras de plástico, alusivas al personaje E.T. de la película de Steven Spilberg estrenada en 1982. Algunas en formato bootleg pero otras un poco mas elaboradas como las que vemos en las imágenes. 


Si alguien logro tenerlas que dibuje una extraterrestre sonrisa hasta la próxima publicación.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Geniales, yo tuve mi figura de ET, y fue de mis favoritos por muchos años. Tal vez aún ande rodando en algún closet en casa de mis padres.

Anónimo dijo...

Quien no tuvo una figura de E.T. en los ochentas no tuvo infancia...o dinero.

Anónimo dijo...

afuera del cine vendían unos transparentes con liquido fosforecente rojo en el pecho que solo duraba 1 dia o dos y después ya no brillaba

Anónimo dijo...

Jajaja, totalmente cierto!

Anónimo dijo...

Alguien recuerda los ET que anunciaba Gigante en sus promocionales navidenios? Esos eran los ETs mas grandes, mejor hechos (oficiales) pero los mas caros, asi que los pobres nos teniamos que conformar con los chafitas del tianguis, que los habia en todas variaciones. Habia los cafes, que olian a petroleo, jeje o los de plastico suave transparente azulosos,.etc etc. Fue todo un fenomeno como todo en los magicos ochentas, que duro al menos un anio, y no como ahora donde mada dura y es reemplazado sin pasar sin dejar huella como lo solian hacer las cosas en los ochentas. Nos daba tiempo de disfrutar al maximo...Vivimos tiempos tristes, vacios, frios, decadentes

Anónimo dijo...

Tomale foto xfa!

Karen Liliana Alcsntara Reyes dijo...

yo apenas tenia como 4 o 5 años y me acuerdo perfectamente que mis hermanos tenian la figura de et disfrazada de mujer y me daba un miedo terrible. esto junto con un poster central de un pediodico de la epoca. el excelsior.