lunes, 24 de mayo de 2010

Espadas de plastico y set de combate

Es todos conocido que el mercado dejaba tesoros plásticos, como carros, yoyos, trompos, muñecos ,etc. y dentro de esas joyas podíamos encontrar espadas que uno tomaba como arma empleable en los hermanos y vecinos, el cual al ser de plástico rígido dejaba sendos hematomas y chichones después de una acusación y regañada.


Yo por mi parte les pongo los set que llegue a utilizar, el clásico de estuche con ornamentaciones vikingas, pero el que mas me gusto en su momento el set completo de ninja que incluía chacos, estrellas y katana con funda. Esto eran tan simple pero a la vez podía darnos una tarde entera de entretenimiento en la cuadra.



Si alguien logro recordar haber jugado con estas maravillas espero haber dibujado una sonrisa.


4 comentarios:

Pedro dijo...

Te faltaron las de los thundercats, bueno pero esas ya las posteaste antes, y claro recuerdo lo de las regañadas, me ponia a jugar con mi carnal jugando segun bien, y al ultimo no faltaba el trancazo bien puesto debido a la calentada de las guerritas y la regañada por pegarle a tu hermanito, aparte de estas armas tambien estan las pistolitas con balas de plastico, y habia otras espadas que tambien ya no he vuelto a ver, unas espadas que tenian luces de colores como de ninja, jajaja en fin gracias por recordar viejas peleas mi buen

paco dijo...

yo tenia una de esas con su escudo de hecho era eljuego,una azul y otra roja...

Anónimo dijo...

Werotaker dijo...
La garra thundercart de plástico si era letal...
con la rebaba que traia un rasguño era acabar con la primera capa de piel, y como dices con el colorcito de Veracruz, la mano sudada era un plus que teniamos que aguantar los guerreros en ese entonces..

Anónimo dijo...

Yo tenía una con el perfil de un caballero en la punta del mango. Era gris y de plástico. Traía colgada la funda de la espada todo el tiempo a mi cinturón y me abría paso con ella por los baldíos llenos de plantas de espinas, hasta que se fue abriendo de un lado de la "hoja". Una tarde hice una pequeña fogata para quemarla y al ver que ardía el plástico comencé a moverla como si fuera la de He-Man. La raspé con una pared cercana y un pedacito de plástico cayó en mi mano. Aún tengo la pequeña cicatriz de esa quemada.