martes, 24 de marzo de 2015

Agunas divagaciones sobre el coleccionismo

El coleccionismo es un fenómeno social provocado como un efecto colateral, del culto al comercialismo que hemos experimentado durante los últimos 30 años. Sin mas pretensiones que ser un simple hobbie. Aun le falta mucho por avanzar, sobre todo aquí en mexico.


El estigma social, de falta de madurez, aun se encuentra como una fuerte cortina de imagen publica. Sin embargo se trata mas de una búsqueda de identificación individual, por lo que su naturaleza no es social sino mas bien personal.


De ahí que el coleccionismo se ramifique y abarque tantos items como sean posibles, Películas, Música, Stickers, Figuras de acción, etc. Su excentricidad sera proporcional al poder adquisitivo de la persona, por lo que no sera lo mismo quien coleccione corcholatas contra quien compra autos clásicos, o timbres postales (filatelia) vs vasos conmemorativos.


En este espacio he mencionado reiteradamente que el coleccionismo es parte de ese puente con el niño interior que vive dentro de nosotros. El efecto confortable de la nostalgia es nutrido por el efecto de la felicidad. Aquel recurso mnemonico (por llamarlo de alguna manera) de nuestra memoria que nos dice que tiempos pasados fueron mejores. 


Esta premisa es entendida completamente por las cadenas de televisión que producen programas a granel sobre la compra de antigüedades y tesoros históricos. La generación X nacida entre los ochentas y noventas incrustados actualmente en la sociedad dentro de un cierto nivel con poder adquisitivo, ha logrado que un mercado nuevo mutado de la cultura pop nazca y se retroalimente.


Padres de familia comprando videojuegos para ellos y no para sus hijos, Hipsters entusiastas de la música en vinilo, o madres de familia comprando antigüedades vintage son ejemplificaciónes de esto.


Según el psicoanalista italiano Sergi Lebovici, un coleccionista es un narcisista que se apropia de un objeto, independientemente de su valor real. Así como muchas personas no le encuentran valor a una colección de sellos o monedas, para otros una colección de sweaters de cachemir de la década del 40 sera oro molido, o que decir de los objetos "sagrados" de los Beatles que se subastan en miles de dolares.



Definiciones como numismáticos, filatelistas, miniaturistas, loterofilistas, glucofilistas han nacido de la pasión del coleccionismo. Por lo cual es un movimiento que como vemos perdurara durante mucho tiempo. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Saludos amigo me gusta mucho este blog y todo lo
que publicas es el mejor blog de hecho el único mejor
me gusto este del coleccionismo y dar este comentario que
una vez me paso cuando alguien viendome que coleccionaba cosas
entre ellas juguetes y figuras o “muñequitos” en tono sarcástico y burlón
comentó “que el mejor coleccionaba mujeres” en vez de cosas de
niños, basuras, tonterías, de tetos etc. diciendole y puedes llevarte a
las mujeres a tu casa y ponerlas con las demás que coleccionas
y las aprecias o te aprecian igual todas.
gracias