sábado, 30 de abril de 2011

Feliz dia del niño!!!!!!!



Por un momento hagamos un lado el esquema convertido en dogma, de que el día del niño es una oda al consumismo. Por un momento hagamos a un lado nuestra cuadrada visión de adultos y entremos en ese mundo utópico que construimos y al que rara vez entramos, la infancia. Dejemos solo por hoy el tedio de la rutina y disfrutemos ese espacio que muchos hemos relegado al olvido, abramos la puerta de los recuerdos y visualicemos nuestra capacidad de asombro, cuando nuestros padres nos premiaban con un juguete, una ida al cine, al circo, a un premio por muy humilde que fuera por ser eso. Simplemente un niño.

Reconozcamos pues el enorme esfuerzo de aquellos que a pesar de las dificultades nos regalaban un momento de felicidad, nos regalaba una ilusión y los dejábamos entrar a nuestro mundo de naturaleza onírica. Plagado de visiones fantásticas que podían materializarse en un teniente espacial, en una fiesta de te con muñecas incluidas, en un jugador profesional de futbol que ganaba un mundial gracias a nuestro gol, y de tantas cosas de lo que uno es capaz de imaginar.

No sellemos la puerta a nuestro niño interior, a esa personita que nos toma de la mano y nos lleva por los recuerdos mas felices que uno tiene. La infancia es nuestro tesoro mas preciado. Compartámoslo con nuestros hijos, con nuestros sobrinos, con los hijos de nuestros amigos, con cualquier niño que conozcan, o en su defecto con ustedes mismos. La lonchera del recuerdo, quiere felicitar a todos esos niños de hoy, pero especialmente aquellos que han venido a jugar durante año y medio que ha durado este proyecto, mismo que se ha convertido en un monstruo colectivo de imágenes y recuerdos llenos de nostalgia, de felicidad y de inocencia.


Felicidades!!!!!!!


Willy


“Hay 3 cosas que los niños pueden enseñar a los adultos:
a estar siempre contentos sin un motivo aparente, a estar siempre
ocupado en algo y a exigir con todas sus fuerzas algo”

Paulo Cohelo

4 comentarios:

José Alfredo dijo...

Feliz día para tí Willy!, muchas gracias porque por culpa de "la lonchera" muchos como yo hemos vuelto a entrar en contacto con ese niño interior que por diferentes circunstancias habíamos mantenido enterrado en lo más profundo de nuestro subconsciente.
Ojalá y los niños de hoy tengan una infancia tan feliz como la que nos tocó vivir en los años 80's y que dentro de 20 años ellos también abran su propia lonchera (ni se si aún se usan) y les brille la cara con una sonrisa al recordar esta bella etapa.
Leyendote a tí y a quienes comentan no me cabe duda que quienes tuvimos la fortuna de coincidir en el tiempo -más no necesariamente en el mismo punto geográfico- compartimos un montón de experiencias similares como si inclusive hubieramos sido compañeros de escuela o vivido en el mismo barrio y eso en verdad es mágico.
FELIZ DÍA PARA TODOS!!!!

vgdyris dijo...

en verdad agradezco que tengan este tipo de blogs la verdad para mi es una tristeza no compartir mucho con uds ya que soy de las infortunadas que su mama tiro todo cuando era adolescente jajaja pero ps en verdad que este tipo de recuerdos nos llenan y hacen vivir nuevamente

gracias y felicidades a todos

Gigi dijo...

A mi el Dia del niño me hace recordar las visitas que organizaba la escuela a las fabricas Marinela, Sabritas, Barcel, Bimbo y los regalitos que nos daban (papitas o pastelitos con los tipicos lapices, gomas y reglas con logos de la marca!). Todavia recuerdo el bimbunuelo recien salido del horno (bueno de la maquina) que nos dieron de probar!

soulbearer dijo...

¡Felicidades, Willy! Y a todos esos niños de corazón que compartimos momentos tan nostálgicos, tan llenos de amor, y que incluso habrán hecho a más de uno llegar a las lágrimas, muchas felicidades. No cabe duda que la niñez que nos tocó vivir fue una todavía inocente y mágica en muchos aspectos, y doy gracias a Dios por eso, y porque gracias a esa infancia, soy el hombre que hoy quiero ser. Gracias también por espacios de expresión como este blog, que ha mantenido la calidad de los posts, pero que también ha dejado sonrisas al por mayor, al menos a mí, y saber que hay más gente allá afuera que, como yo, recuerda y vive de nuevo una infancia que fue plena, alegre, y llena de gratos momentos guardados en esta lonchera, para venir a jugar con ellos en cualquier momento. ¡Gracias a todos!